Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Estudio de fertilidad examina los funcionamientos complicados de la ovulación / 31 de mayo 2005 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

El fisiólogo de reproducción Tom Geary prepara para tomar una muestra de sangre de una vaca para medir las hormonas.  Un monitor de ultrasonido de la derecha indica que esta vaca está embarazada de 45 días. Enlace a la información en inglés sobre la foto
El fisiólogo de reproducción Tom Geary prepara para tomar una muestra de sangre de una vaca para medir las hormonas. Un monitor de ultrasonido de la derecha indica que esta vaca está embarazada de 45 días.

Estudio de fertilidad examina los funcionamientos complicados de la ovulación

Por Erin Peabody
31 de mayo 2005

Científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) están acercándose a comprender todas las complejidades de reproducción en animales. En acciones para aumentar la fertilidad en el ganado vacuno, investigadores han descubierto que el folículo--una estructura minúscula dentro del ovario que suelta el huevo--necesita desarrollarse a la madurez completa para tener la mejor probabilidad de una preñez exitosa.

La identificación de las señales hormonales que llevan a la madurez del folículo es una tarea difícil para los científicos--pero sus hallazgos hasta la fecha ya son importantes para los productores de ganado que quieren inseminar artificialmente todas sus vacas a la vez. El estudio también podría revelar nueva información acerca de la fertilidad humana.

Tom Geary, un fisiólogo de reproducción en el Laboratorio Fort Keogh de Investigación de Ganado y Pradera mantenido por ARS en Miles City, Montana, ayudó a realizar los estudios, junto con el fisiólogo de reproducción Michael Smith en la Universidad de Misurí-Columbia.

George Perry, un estudiante graduado que trabajó con Geary y Smith antes de ser empleado por el Departamento de Ciencia de Animales y Pradera en la Universidad Estatal de Dakota del Sur en Brookings, una vez teorizó que el tamaño del folículo podría ser el mejor indicador de la buena disposición de la vaca para ovular y establecer una preñez.

Pero en un estudio reciente, los investigadores descubrieron que cuándo las vacas fueron permitidas a ovular naturalmente, no importaba el tamaño de sus folículos. Sus cuerpos sabían intuitivamente cuándo las estructuras minúsculas estaban listas para soltar huevos.

Para inducir la ovulación en vacas, los productores de ganado vacuno les dan a las vacas la hormona llamada GnRH. Como indicado en el estudio, si la hormona se inyecta antes de que un folículo sea suficientemente desarrollado, la preñez tiene menos probabilidad de ser exitosa.

Es posible que las células foliculares no sean desarrolladas completamente en el momento de la ovulación inducida porque no están produciendo suficiente estrógeno, según Greary. Así que él y otros investigadores en Fort Keogh actualmente están averiguando si el estrógeno adicional ayuda a madurar el folículo. Este trabajo podría resultar en tasas más altas de fertilidad en los programas comerciales de inseminación artificial.

Los estudios relacionados a la madurez del folículo fueron publicados recientemente en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences' (Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias).

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 5/31/2005
Footer Content Back to Top of Page