Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Escogiendo la mazorca perfecta de maíz -- por más de 6.000 años / 26 de mayo 2005 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Espiguilla y mazorcas de teosinte.
Espiguilla (en la foto de arriba) y mazorcas de teosinte (Zea mays L. ssp. parviglumis Iltis y Doebley).
(Imágenes cortesía de Hugh Iltis, Universidad de Wisconsin.)

Escogiendo la mazorca perfecta de maíz—por más de 6.000 años

Por Erin Peabody
26 de mayo 2005

Las mazorcas de maíz dulce y crujiente que son una parte tan familiar de picnics en verano no siempre han tenido el mismo sabor o apariencia. En cambio, este vegetal básico y sus genes han sido cambiados por mucho tiempo por miles de generaciones de humanos esperando a cosechar un cultivo mejorado.

Ahora, un genetista del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) y sus colegas a través de EE.UU. han descubierto el impacto que esos muchos años de sembrar preferente han tenido en la composición genética del maíz.

Diversas mazorcas de maíz de Latinoamérica, con formas o colores raros. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Diversas mazorcas de maíz de Latinoamérica, con formas o colores raros.

Michael McMullen, un genetista en la Unidad de Investigación de la Genética de Plantas mantenida por ARS en Columbia, Misurí, trabajó con investigadores de la Universidad de California en Irvine, la Universidad de Misurí y la Universidad de Wisconsin para descubrir cuales de los genes tienen un papel en la producción del maíz que hoy en día es tan importante como comida y pienso. El trabajo de los científicos es reportado en la edición de la revista 'Science' ("Ciencia") publicada esta semana.

Por lo general, se piensa que el maíz fue domesticado de su pariente silvestre, llamado teosinte, hace entre 6.000 y 9.000 años. El teosinte es un césped silvestre que no es semejante al maíz; en realidad, falta las mazorcas que hacen las plantas de maíz tan reconocibles.

Los investigadores descubrieron que los humanos, desde los americanos antiguos hasta los cultivadores de hoy en día, han tenido un impacto en de 2 a 4 por ciento de los genes de maíz por su búsqueda para un cultivo de maíz más sabroso y más fácil de crecer. Los científicos creen que los genes afectados son probablemente relacionados a calidades tales como el crecimiento y el rendimiento.

El trabajo de los científicos tiene muchas implicaciones, incluyendo el establecimiento de un enfoque para el estudio de la genética de la domesticación de otros cultivos y animales.

La investigación también indica que aunque todavía hay una cantidad grande de diversidad genética para la mayoría de los genes de maíz—la cual hace posible el mejoramiento del maíz en el futuro por los cultivadores—los conocimientos sobre el 2 a 4 por ciento que actualmente falta una variación genética ayudarán a los genetistas de plantas a utilizar variedades silvestres y exóticas de maíz para continuar a mejorar esta cosecha importante.

La investigación colaborativa fue financiada por el Programa de Investigación del Genoma de Plantas de la Fundación Nacional de Ciencia.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 5/26/2005
Footer Content Back to Top of Page