Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Entrenamiento de fuerza es un antídoto contra la pérdida de músculo / 3 de mayo 2005 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Jennifer Layne y Charlotte Mallio evalúan la fuerza muscular de un voluntario. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Evaluando la fuerza muscular de un voluntario están la fisióloga de ejercicio Jennifer Layne (medio), la directora del Programa de Vivir Fuerte, y Charlotte Mallio, la coordinadora del programa.

Entrenamiento de fuerza es un antídoto contra la pérdida de músculo

Por Rosalie Marion Bliss
3 de mayo 2005

El entrenamiento de resistencia o "de fuerza" ha demostrado ser un método seguro y eficaz para invertir el proceso de sarcopenia, o pérdida de músculo, en las personas mayores. La condición actualmente comienza como a los 45 años de edad, cuando la masa de músculo comienza a reducir en una tasa de como un por ciento cada año. Desde 1988, científicos financiados por el Servicio de Investigación Agrícola (ARS) han estudiado los factores asociados con la pérdida gradual de músculo

Las investigaciones son realizadas en el Centro Jean Mayer de Investigación de Nutrición Humana sobre Envejecimiento (HNRCA por sus siglas en inglés) mantenido por el Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA por sus siglas en inglés) en la Universidad Tufts en Boston, Massachussets. Carmen Castaneda Sceppa, una médica especializada en la nutrición, dirigió la investigación en el Laboratorio de Nutrición, Fisiología de Ejercicio y Sarcopenia (NEPS por sus siglas en inglés), parte de HNRCA.

Mientras adultos mayores necesitan el entrenamiento de fuerza para mantener su masa de músculo, el ejercicio también puede ayudar a reducir el riesgo y síntomas de muchas enfermedades crónicas, tales como artritis, enfermedad de las arterias coronarias, diabetes, fragilidad, obesidad y osteoporosis.

El ejercicio es por definición diferente de la actividad física moderada. Ejercicio verdadero – por diseño – mejora los cinco componentes claves de la salud física: fuerza de músculo, resistencia de músculo, composición del cuerpo, resistencia cardio-respiratoria y flexibilidad.

Los hallazgos muestran que en un grupo de voluntarios con osteoartritis, una enfermedad de articulación, la fuerza de músculo aumentó 14 por ciento y el equilibrio mejoró 55 por ciento después de un programa de entrenamiento de fuerza de 12 semanas. La flexibilidad también mejoró por 17 por ciento, y dolores, basados en reportes por los voluntarios, redujeron por 30 por ciento.

En otro grupo de voluntarios, con la enfermedad crónica del riñón y con dietas de baja proteína, la fibra de músculo total aumentó por 32 por ciento, y la fuerza de músculo aumentó por 30 por ciento después de 12 semanas de entrenamientos de fuerza. Aquellos quienes no hicieron ejercicios rebajaron como 9 libras, o 3 por ciento de su peso de cuerpo.

La instrucción por un entrenador individual es importante para el entrenamiento de fuerza en las personas mayores, según la fisióloga de ejercicio de HNRCA Jennifer Layne. Ella comenzó un iniciativo de ejercicio para adultos mayores inspirado por los estudios de NEPS.

Lea más sobre la investigación en la revista Agricultural Research de mayo.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del USDA.

Última Modificación: 5/3/2005
Footer Content Back to Top of Page