Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Torres en las praderas miden las pérdidas de carbono y agua en maizales / 29 de abril 2005 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Una torre en un maizal
Sensores para agua y bióxido de carbono
En una torre de 33 pies en un maizal de Doug Wulf cerca de Morris, Minnesota, científicos del ARS instalaron sensores para medir el flujo de bióxido de carbono y agua adentro y afuera del suelo.
(Las fotos por gentileza de Chris Wente; no están disponibles en 300 dpi.)

Torres en las praderas miden las pérdidas de carbono y agua en maizales

Por Don Comis
29 de abril 2005

Un par de torres de 33 pies bordean una carretera que divide dos maizales de Doug Wulf al sur de Morris, Minnesota. Las torres tienen instrumentos que miden el viento, bióxido de carbono y vapor de agua por todo el año, 24 horas al día. Los instrumentos tienen que ser movidos hacia arriba mientras que el maíz crece cada temporada, así que siempre son situados como 6 pies más arriba de las espiguillas del maíz.

El científico del suelo Don Reicosky y técnico Chris Wente, del Laboratorio Norte Central de la Conservación del Suelo mantenido por el Servicio de Investigación Agrícola (ARS) en Morris, participan en el experimento con John Baker y colegas de la Unidad de Investigación del Manejo de Suelo y Agua mantenida por ARS en St. Paul, Minnesota.

El experimento está vigilando la intención de Wulf en aumentar sus rendimientos de maíz a 24.000 libras de maíz por acre principalmente aplicando cantidades más altas de abono y fertilizante. Wulf también está arando más profundo y usando herbajes más densos de maíz.

Wulf y los científicos quieren investigar las pérdidas de abono y fertilizante y sus efectos en el medio ambiente, así como los efectos de arar hondo y el uso aumentado del agua en el suelo por el maíz.

El abono y la labranza pueden soltar bióxido de carbono, metano y óxido nitroso – todos gases invernaderos asociados con la potencial para calentamiento global – y también aumentan las pérdidas de nutrientes en el escurrimiento de las lluvias. Esta primavera los científicos comenzarán a ensayar agua de los tubos de drenaje en el campo para nitrógeno y fósforo. Eventualmente, ellos medirán emisiones del bióxido de carbono, metano y óxido nitroso con cámaras situadas en la tierra así como sus instrumentos meteorológicos.

La investigación es oportuna ya que las operaciones grandes de confinamiento de lechería se extienden más en el área así como nacionalmente. Si este abono se puede convertir en nutrientes que producen más maíz, sin daños al medio ambiente, entonces sería un doble beneficio a los granjeros. Granjeros lecheros normalmente no tienen ninguna otra manera para eliminar el abono además de aplicarlo a los campos cercanos para fertilizar el maíz u otras cosechas.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 4/29/2005
Footer Content Back to Top of Page