Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Dándole crédito a los granjeros por el carbono / 22 de abril 2005 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Algodón cultivado por el sistema de la labranza de conservación. Enlace a la información en inglés sobre la foto
La labranza tradicional suelta el carbono de suelo a la atmósfera como el gas CO2. Pero la labranza de conservación ayuda a almacenar carbono en el suelo alterando el suelo menos y reteniendo más residuo de cosecha, tal como en este campo de algodón cultivado sin labranza.

Dándole crédito a los granjeros por el carbono

Por Don Comis
22 de abril 2005

Científicos del suelo Jane Johnson y Don Reicosky del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) en Morris, Minnesota, están listos para dar la bienvenida al Día de la Tierra con instrumentos para medir el gas en sus campos de maíz, soya, alfalfa y trigo.

Los científicos están basados en el Laboratorio Norte Central de Investigación de la Conservación del Suelo, mantenido por ARS y uno de 30 laboratorios en GRACEnet – red de Reducción de Gas Invernadero a través de Aumentación de Gas Agrícola. La red observa las emisiones del gas invernadero (bióxido de carbono, óxido nitroso, y metano) de las praderas y los terrenos de cosecha, con una meta de reducir estas emisiones.

Aun una reducción pequeña en la cantidad de carbono almacenado por acre en los terrenos de granjería podría tener un gran efecto en contrabalanceando las emisiones de gas invernadero en EE.UU. Granjas y ranchos tienen la potencial de almacenar suficiente carbono para contrabalancear de 8 a 10 por ciento de las emisiones totales estadounidenses. Reduciendo emisiones de óxido nitroso y metano sería un beneficio adicional que la agricultura podría proveer.

Datos de todos los experimentos de GRACEnet a escala nacional proveerán una base científica para un crédito posible de carbono y programas de comercio.

Johnson y Reicosky comenzaron a observar durante el invierno norteño porque ciclos de congelación y deshielo sueltan el óxido nitroso del suelo. Científicos de Morris observan los gases que escapan, colocando cámaras selladas en varios sitios en los campos de cosecha. Entonces ellos toman muestras del aire de las cámaras al laboratorio para análisis de los gases capturados con la cromatografía de gas. Reicosky ha utilizado previamente una cámara ajustada en un tractor grande para medir las pérdidas del bióxido de carbono después de la labranza.

Los científicos están comparando los gases soltados por la labranza de conservación y el arar. Las cosechas sin fertilizante recibirán su nitrógeno de la cosecha anterior de legumbre – o alfalfa o soya.

Los laboratorios de red no solamente documentarán la cantidad de emisiones de gases invernaderos en los terrenos de cosecha sino también la cantidad de carbono del suelo que se almacena. Y como varias prácticas – tales como reducción de labranza o reducción de fertilizante – ayudan a reducir emisiones y aumentar el almacenaje de carbono.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 4/22/2005
Footer Content Back to Top of Page