Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Las costumbres a la hora de comer son importantes para la salud ósea de las muchachas / 11 de marzo 2005 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Una muchacha tomando leche. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Un estudio realizado en el Centro de Investigación de la Nutrición de Niños en Houston, Texas, mostró que las muchachas que desarrollaron costumbres saludables del consumo de leche en su niñez continúan a tomar cantidades considerables de leche que ultimadamente afectarán su salud ósea cuando adultas.

 

Las costumbres a la hora de comer son importantes para la salud ósea de las muchachas

Por Alfredo Flores
11 de marzo 2005

Los padres con preocupaciones sobre la salud ósea de sus hijas jóvenes deben incluir la leche en la rutina de la hora de comer para sus niñas, según los hallazgos de un estudio por científicos de Servicio de Investigación Agrícola (ARS) en Texas.

Este fue el primer estudio para investigar cómo las madres influyen las costumbres de sus niñas sobre el consumo de bebidas durante la niñez, y los efectos subsiguientes en la salud ósea, según Jennifer O. Fisher, una investigadora en el Centro de Investigación de la Nutrición de Niños (CNRC por sus siglas en inglés) en Houston.

El CNRC es mantenido por el Colegio Baylor de Medicina (BCM por sus siglas en inglés) en cooperación con el Hospital de Niños de Texas y ARS, el cual es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

El estudio involucró 180 niñas de 5 años de edad, de la parte central de Pensilvania. Las muchachas fueron vigiladas por el grupo de investigadores por cinco años, según Fisher, una científica del comportamiento con CNRC y también una profesora de pediatría con BCM. Fisher era la líder de la investigación.

En el estudio, los investigadores ensayaron si las elecciones de las madres sobre el consumo de leche o de bebidas azucaradas influyeron las elecciones de sus niñas sobre bebidas, y si los costumbres de las muchachas en el consumo de bebidas tienen una conexión a su salud ósea.

Fisher descubrió que las madres que consumen la leche tienen más probabilidad de reportar que ellas siempre, o casi siempre, sirven leche a sus niñas a la hora de las comidas y los bocadillos. Las bebidas azucaradas servidas incluyen bebidas gaseosas, tales como refrescos, y bebidas no gaseosas, tales como jugos de fruta, bebidas para el deporte, y té frío azucarado, los cuales contienen un poco, o nada, de jugo de fruta.

Los resultados mostraron que las niñas que regularmente satisfacían sus requisitos del calcio durante el curso del estudio consumían un promedio de 13 onzas de leche diariamente, el cual es casi dos veces la cantidad consumida por las muchachas que no satisfacían sus requisitos del calcio. Las muchachas que consumían la leche también tenían medidas considerablemente más altas de salud ósea al fin del estudio.

Aunque ambos grupos consumían más bebidas azucaradas cuando maduraron, solamente las muchachas con madres que tenían la costumbre de servir leche con las comidas y bocadillos todavía consumían cantidades significativas de leche, y recibían cantidades suficientes de calcio, a la edad de 9 años.

Lea más sobre esta investigación en la revista 'Agricultural Research' de marzo.

Última Modificación: 3/11/2005