Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Explorando la defensa secreta de nueces de nogal / 9 de marzo 2005 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

El químico Russell Molyneux prepara muestras de la piel de nueces de nogal para analizar el contenido de ácido gálico. Enlace a la información en inglés sobre la foto
El químico Russell Molyneux prepara muestras de la piel de nueces de nogal para analizar el contenido de ácido gálico.

 

Explorando la defensa secreta de nueces de nogal

Por Marcia Wood
9 de marzo 2005

Con su sabor rico y su textura crujiente muy agradable, no es sorprendente que las nueces de nogal son unas de las nueces favoritas de árbol en EE.UU. Pero las nueces de nogal, tales como varios otros tipos de cosechas, son vulnerables al ataque por hongos llamados Aspergillus flavus y Aspergillus parasiticus. Ambas especies pueden producir un compuesto natural llamado aflatoxina, y se piensa que este compuesto es carcinogénico.

Aunque inspecciones aseguran que las nueces de nogal están libres de niveles perjudiciales de aflatoxina, científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) en Albany, California, quieren hacer más para combatir los hongos. Por ejemplo, ellos han comparado la capacidad de casi una docena de tipos principales de nueces de nogal inglesas--el tipo más mercadeado en EE.UU.--de resistir A. flavus, y dos especies de nueces de nogal negras, las cuales son menos conocidas porque sus cáscaras son difíciles de abrir.

Estos experimentos de laboratorio, dirigidos por el químico de ARS Russell J. Molyneux del Centro de Investigación de la Región Occidental en Albany, mostraron que una nuez de nogal popularmente cultivada conocida como Tulare era notablemente resistente al Aspergillus. Molyneux realizó la investigación con la química Noreen E. Mahoney en el laboratorio de Albany y con los colaboradores Jim McKenna, Charles A. Leslie y Gale H. McGranahan de la Universidad de California en Davis.

¿La defensa secreta de Tulare? Es el ácido gálico, encontrado solamente en la piel delgada de la carne de la nuez, según Molyneux. Las nueces de nogal Tulare contuvieron de uno y medio a dos veces más ácido gálico que, por ejemplo, nueces de nogal Chico, las cuales son las más susceptibles al Aspergillus de todas las nueces de nogal ensayadas por los investigadores.

Anteriormente, científicos por otros lados han mostrado que el ácido gálico tiene efectos antimicróbicos. Pero el grupo de Molyneux es probablemente el primero en mostrar que una cosecha susceptible a Aspergillus que produce aflatoxina puede en realidad prevenir la producción de aflatoxina por el hongo.

Los hallazgos, publicados en 2003, prepararon el camino para estudios actuales en Albany para descubrir cómo el ácido gálico socava Aspergillus.

Lea más sobre esta investigación en la revista 'Agricultural Research' de marzo.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 3/9/2005
Footer Content Back to Top of Page