Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Para algunos insectos, es inteligente quedarse con la mayoría / 17 de febrero 2005 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Un radiotransmisor unido a un grillo mormon ayuda a los investigadores a determinar el movimiento del grillo en el campo. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Un radiotransmisor unido a un grillo mormon ayuda a los investigadores a determinar el movimiento del grillo en el campo.

Para algunos insectos, es inteligente quedarse con la mayoría

Por Erin Peabody
17 de febrero 2005

Para el observador casual, los millones de langostas que cayeron sobre África Occidental al año pasado se parecían a algo que vino directamente de una novela de ciencia ficción. Varias bandas--las cuales midieron una milla de ancho--de estos insectos voraces se alimentaron con las cosechas de la región, amenazando con causar escaseces de alimentos y pérdidas de ingresos para los granjeros locales.

Ahora, Gregory Sword, un ecólogo con el Servicio de Investigación Agrícola (ARS), tiene una explicación de por qué algunos de los insectos, tales como Schistocerca gregaria, la "langosta del desierto", se juntan en números alucinantes y se mueven juntos a través del paisaje.

En la edición actual de la revista 'Nature' (Naturaleza), Sword describe cómo los grillos mormones – una especie de grillo de matorral conocido por periódicamente infestar los campos agrícolas de los Llanos Norteños de EE.UU. – se confían en la protección proporcionada por miles, si no millones, de sus compañeros para reducir el riesgo de ataque por depredadores.

Investigadores han especulado que insectos que se mueven en bandas derivan algunos beneficios de viajar en masa. Pero nadie ha tratado previamente a cuantificar estas ventajas, en mayor parte a causa de la dificultad inherente de rastrear cómo los insectos individuales se mueven entre una banda de millones.

Sword, quien trabaja en el Laboratorio de Investigación Agrícola de los Llanos Norteños mantenido por ARS en Sidney, Montana, trabajó con sus colegas Patrick Lorch de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill y Darryl Gwynne de la Universidad de Toronto en Mississauga para usar radiotransmisores para vigilar los movimientos de algunos grillos mormones individuales durante un estudio el año pasado cerca del Monumento Nacional de los Dinosaurios en Colorado.

Los investigadores descubrieron que para los grillos, hay seguridad en cantidades grandes. Los insectos que son parte de una banda grande móvil tienen menos probabilidad de ser comidos. De hecho, de 50 a 60 por ciento de los grillos mormones que se separaron de una banda migratoria fueron matados entre dos días por depredadores tales como pájaros y roedores, mientras ningunos de los insectos que se quedaron en la banda fueron comidos.

Radiotransmisores de aquellos insectos desafortunados solitarios se encontraron masticados o todavía pegados al cadáver del grillo parcialmente comido.

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Última Modificación: 2/17/2005
Footer Content Back to Top of Page