Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Jardín de Rosas: Un problema espinoso para las orugas molestosas / 7 de enero 2004 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Servicio de Investigación Agrícola
Departamento de Agricultura
Menú Buscar Ciencia Para Niños Fotografías Archivo de Noticias Noticias e Información de ARS Noticias e Información de ARS

La avispa parasítica Colpoclypeus florus trata de picar una larva de la rosquilla de rayas oblicuas. Enlace a la información en inglés sobre la foto
La avispa parasítica Colpoclypeus florus trata de picar una larva de la rosquilla de rayas oblicuas.

Jardín de Rosas: Un problema espinoso para las orugas molestosas

Por Jan Suszkiw
7 de enero 2004

Científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) y colaboradores están tramando una "guerra de las rosas" para combatir la plaga llamada la rosquilla de rayas oblicuas (Choristoneura rosaceana) que ataca los huertos de fruta.

Rosas -- los tipos salvajes y con muchas flores -- son el centro de atención de jardines pequeños que científicos del ARS y la Universidad Estatal de Washington (WSU por sus siglas en inglés) están plantando alrededor de los huertos para aumentar las poblaciones de la avispa parasítica, Colypoclypeus florus, en la primavera.

Después de aparear, la avispa femenina se mete adentro del capullo que envuelve las orugas de la rosquilla de rayas oblicuas, y allí deposita como 20 huevos. Varios días después, la cría de la avispa emerge para chupar los líquidos de la oruga y matarla. Los científicos observaron que durante la primavera, solamente un porcentaje bajo de esta plaga es afectado por tales ataques. Pero durante el verano, C. florus puede reducir esta plaga por más de 50 por ciento.

Desde 1999, los entomólogos del ARS Tom Unruh y Robert Pfannestiel y colega Jay Brunner de WSU han tratado de superar el déficit de las avispas durante la primavera usando "modificación de hábitat". Este método incluye plantando jardines de rosas salvajes y fresas como un refugio para un huésped secundario del C. florus llamado el enrollador de la hoja de las fresas. Esto no introduce una amenaza nueva de orugas a los huertos, sino provee a la cría de la avispa un huésped de tamaño adecuado que es crucial a su supervivencia durante el invierno.

El resultado es el surgimiento de muchas avispas nuevas en la primavera para aparear, migrar a los huertos, y atacar sus huéspedes primarios, Pandemis pyrusana y la rosquilla de rayas oblicuas. Ambos son plagas de manzanas, peras y cerezas.

En áreas muy infestadas, es posible que los cultivadores de manzana puedan rociar los huertos con insecticida de dos a cuatro veces cada temporada para evitar que las orugas dañen la fruta. Pero los huertos más hospitalarios para las avispas en la primavera podrían disminuir la necesidad de rociar, según Unruh, en la Unidad de Investigación de Insectos de Frutas de Árbol y Vegetales en Wapato, Washington.

Un artículo con más información sobre los jardines, ahora siendo ensayado en Washington y Oregon, se encuentra en la revista 'Agricultural Research' de enero, disponible en línea en:

http://www.ars.usda.gov/is/AR/archive/jan04/rose0104.htm

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Tope | Contactos

Menú adicional Portada en Inglés Comentarios y Preguntas Sobre ARS

Portada | Noticias | Fotos | Niños | Buscar
Sobre ARS | Comentarios y Preguntas | Portada en Inglés

Última Modificación: 1/7/2004
Footer Content Back to Top of Page