Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Labranza de conservación: un ayudante contra la sequía / 20 de mayo 2003 / Noticias del Servicio de Investigación Agrícola, USDA

Servicio de Investigación Agrícola
Departamento de Agricultura
Menú Buscar Ciencia Para Niños Fotografías Archivo de Noticias Noticias e Información de ARS Noticias e Información de ARS

Las últimas noticias | Subscribir

 

Labranza de conservación: un ayudante contra la sequía

Por Sharon Durham
20 de mayo 2003

La labranza de conservación continúa siendo buena para el medio ambiente -- y puede ayudar a aumentar las ganancias de los granjeros ayudandolos a utilizar el agua más eficientemente, según estudios por científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) en Georgia.

En lotes de ensayo de algodón y cacahuetes en Tifton, Georgia, el escurrimiento de lluvia fue menos de 10 por ciento, gracias a la labranza de conservación. En algunos casos, la labranza de conservación aumentó la infiltración de agua en el suelo por hasta 50 por ciento, comparado con los lotes con la labranza convencional. Lotes convencionales también soltaron cinco veces más suelo y escurrimiento de lluvia que los lotes con la labranza de conservación, demostrando el valor de la labranza de conservación. El agua que se escurre puede cargar sedimento de suelo, nutrimentos y pesticidas de los campos a los ríos y los lagos.

La investigación, dirigido por el científico de suelo Clint Truman y el ingeniero hidráulico David Bosch en el Laboratorio Sureste de Investigación de Cuenca en Tifton, indica que un tipo de labranza de conservación llamado 'strip-till' no sólo reduce el escurrimiento, sino también aumenta la infiltración de agua y aparece mejorar la calidad del suelo.

En los campos con strip-till, se hacen filas estrechas, de cuatro a seis pulgadas de ancho, para sembrar semillas en el residuo de las plantas y los cultivos de cobertura anteriores. Los residuos de planta reducen la evaporación de agua del campo y previenen el impacto directo de las gotas de lluvia en la superficie del suelo, que reduce el movimiento del suelo y evita el escurrimiento de pesticidas y nutrimentos del campo. Con los sistemas de labranza convencional, los residuos de planta a menudo se remueven o se incorporan en el suelo.

Los suelos del sudeste han sido cultivados intensivamente, y ellos son propensos a la sequía y susceptibles a la erosión. Mientras que la región recibe como 50 pulgadas de lluvia cada año, los cultivadores a menudo tienen que irrigar las cosechas para mantenerlas durante los períodos extendidos de sequía. Cultivadores en está región enfrentan dos tareas: Ellos tienen que mantener la eficiencia del uso de agua y los rendimientos de cosechas, y tienen que tratar con las preocupaciones sobre la calidad del suelo y el agua asociadas con la pérdida de sedimento, fertilizante y pesticida a las áreas fuera del campo.

Más información aparece en la revista 'Agricultural Research' de mayo y en Internet en:

http://www.ars.usda.gov/is/AR/archive/may03/till0503.htm

ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU.

Tope | Contactos

Menú adicional Portada en Inglés Comentarios y Preguntas Sobre ARS

Portada | Noticias | Fotos | Niños | Buscar
Sobre ARS | Comentarios y Preguntas | Portada en Inglés

Última Modificación: 5/20/2003
Footer Content Back to Top of Page