Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Animales sanos 48

Título: 'Animales sanos': Enlace a la portada

Número 48, enero 2012
Sobre este boletín

Un cerdo sano apoya su hocico en el lomo de otro cerdo.

Resúmenes de investigaciones

Aumentando la humedad del suelo. Científicos del ARS están dirigiendo los esfuerzos de aprender más sobre 'biochar', el cual es la biomasa carbonizada a base de madera, otro material vegetal, y el estiércol.

Nuevas plantas forrajeras. Un científico del ARS y un criador de plantas han colaborado en crear una variedad muy popular de pasto forrajero convencional que también es el primer festulolium certificado orgánico en Norteamérica.

Nuevo arroz para el mercado global. Nuevas variedades de arroz que ofrecen nuevas opciones para los cultivadores en EE.UU. han sido desarrolladas por científicos del ARS y sus colaboradores.

Analizando el genoma del ovino para descubrir resistencia a los parásitos. Un grupo de científicos del ARS y sus colegas internacionales han descubierto una fuente de resistencia genética a un nematodo parásito que infecta al ganado ovino.

Asociaciones internacionales se centran en la prevención de las enfermedades animales

En las regiones en vías de desarrollo tales como África subsahariana, los productores del ganado bovino a menudo se enfrentan al desafío de manejar las enfermedades que infectan a los animales, dificultando la sostenibilidad de la manada y la productividad de la granja. La fiebre de la costa oriental, la fiebre del Valle del Rift y la fiebre aftosa son tres enfermedades devastadoras que perjudican al ganado y amenazan el sustento de los agricultores.

Para ayudar a mantener la vida, la salud y la productividad de los animales, los científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) y sus colaboradores en el Instituto Internacional de Investigación del Ganado (ILRI por sus siglas en inglés) en Kenia han formado asociaciones para descubrir soluciones a estas enfermedades graves.

Pasos hacia el desarrollo de vacunas contra la fiebre de la costa oriental

Por más de cinco años, investigadores en la Unidad de Investigación de Enfermedades Animales (ADRU por sus siglas en inglés) mantenida por el ARS en Pullman, Washington, y con ILRI en Nairobi, Kenia, han trabajado juntos en desarrollar una vacuna que puede proteger el ganado bovino contra la fiebre de la costa oriental, la cual es una enfermedad devastadora en las regiones oriental y central de África.

El desarrollo de una vacuna para controlar la fiebre de la costa oriental en Kenia podría llevar al desarrollo de una vacuna contra la fiebre de Texas, la cual es un problema para los productores del ganado bovino en EE.UU., según entomólogo Glen Scoles con ADRU.

"Esto es porque estos parásitos y las garrapatas que los transmiten son tan similares", dice Scoles. "Las proteínas identificadas en uno organismo podrían ser estudiadas en el otro".

Aunque las enfermedades tales como la fiebre de la costa oriental son controladas en EE.UU., los resultados de colaboraciones tales como la asociación con ILRI ayudarán a prevenir las enfermedades parasitarias en EE.UU. así como en otros países, según Don Knowles, líder de ADRU.

"Esta colaboración entre la comunidad global es importante en controlar las enfermedades que limitan la producción de alimento y fibra, tales como la fiebre de la costa oriental", dice Knowles.

Científicos de ADRU y de ILRI están estudiando la garrapata Rhipicephalus appendiculatus, la cual transmite el parásito Theileria parva que causa la fiebre de la costa oriental. Los investigadores han desarrollado una prueba de la reacción en cadena de la polimerasa (PCR por sus siglas en inglés) que detecta el ADN del parásito en las garrapatas para cuantificar el nivel de infección.

En un estudio, los investigadores usaron poblaciones de garrapatas producidas en ILRI específicamente para tener diferentes susceptibilidades a los parásitos, y luego compararon dos diferentes razas de garrapatas, llamadas Mugaga y Kiambu. Las garrapatas Mugaga mostraron un nivel más bajo de infección parasitaria, pero las garrapatas Kiambu fueron altamente susceptibles.

El próximo paso es estudiar las diferencias genéticas entre estas dos poblaciones de garrapatas e identificar las proteínas producidas en respuesta a la infección, según Scoles. Estas proteínas podrían ser buenos objetivos para una vacuna para ayudar a controlar el parásito y la garrapata que la transmite.

Preparaciones para probar una vacuna contra la fiebre del Valle del Rift

Científicos del Centro de Investigación de Granos y la Salud Animal (CGAHR) mantenido por el ARS en Manhattan, Kansas, y sus colaboradores en Kenia están desarrollando y evaluando estrategias para controlar viruses tales como la fiebre del Valle del Rift, la cual es transmitida por los mosquitos.

Las garrapatas Rhipicephalus appendiculatus reciben inyecciones en una prueba diseñada para revelar más información sobre los genes involucrados en la infección y las transmisión de la fiebre de la costa oriental.
Las garrapatas Rhipicephalus appendiculatus reciben inyecciones en una prueba diseñada para revelar más información sobre los genes involucrados en la infección y la transmision de la fiebre de la costa oriental.

Esta enfermedad afecta a los seres humanos así como los animales, y puede ser mortal. En el ganado, causa los abortos y una tasa alta de mortalidad en los animales jóvenes.

William Wilson, quien es microbiólogo en la Unidad de Investigación de Enfermedades Animales Transmitidas por Artrópodos en CGAHR, está colaborando con investigadores en el Instituto de Investigación Médica de Kenia, el Instituto de Investigación Agrícola de Kenia, y ILRI. El grupo está estudiando las poblaciones de mosquitos en el Instituto de Investigación Médica de Kenia para detectar actividad de la fiebre del Valle del Rift en medio de los brotes de la enfermedad.

"Estamos haciendo el trabajo preparatorio para realizar estudios que utilizan el conocimiento de los investigadores de ILRI sobre la inmunología", dice Wilson.

Una parte de ese trabajo preparatorio es desarrollar una infraestructura y también desarrollar herramientas para realizar pruebas a gran escala de la vacuna contra la fiebre del Valle del Rift y evaluaciones diagnósticas en el Instituto de Investigación Agrícola de Kenia, según Wilson.

Utilizando nueva tecnología para seguir la pista del virus de la fiebre aftosa

La fiebre aftosa es una enfermedad altamente infecciosa que amenaza la salud y el valor económico del ganado bovino en muchos países. No había un brote de esta enfermedad en EE.UU. desde los años viente, pero había brotes recientes en Japón, Bulgaria y Corea del Sur.

En la Unidad de Investigación de Enfermedades Animales Extranjeras, parte del Centro Plum Island de Enfermedades Animales en Orient Point, Nueva York, científicos están utilizando una nueva herramienta que monitorea la respuesta inmunitaria adaptativa del ganado bovino a las vacunas contra el virus de la fiebre aftosa.

La nueva técnica, basada en los tetrámeros (moléculas) del complejo mayor de histocompatibilidad (MHC por sus siglas en inglés), ha sido aplicada recientemente al ganado, según microbiólogo William Golde con el ARS. El método fue desarrollado inicialmente en los ratones y en los seres humanos.

Ganado bovino.
Ganado bovino en el Instituto Internacional de Investigación del Ganado (ILRI por sus siglas en inglés) en Nairobi, Kenia.

"Esta tecnología les permite a los científicos a monitorear las respuestas más complicadas de las células inmunitarias T, además de las células B", dice Golde. "Es basada en tipificar el ganado bovino, similar a tipificar una persona en preparación para realizar un trasplante de órgano para identificar las moléculas involucradas en el proceso".

Las células T tienen tareas diferentes. Algunas de ellas envían instrucciones a otras partes del sistema inmunitario para que el cuerpo humano pueda producir las armas más eficaces contra los invasores—las bacterias, los virus y los parásitos. Otros tipos de células T reconocen y matan directamente las células infectadas con los virus. Las células T también ayudan a las células B a producir proteínas en forma de Y, llamadas anticuerpos, que paran los invasores y estimulan el cuerpo a producir sustancias tóxicas para combatir y destruir invasores.

El objetivo es demostrar que los tetrámeros MHC se pueden aplicar al desarrollo de vacunas para proteger el ganado bovino y crear herramientas para combatir las enfermedades del ganado, según Golde, quien ha usado esta técnica en los cerdos.

En ese estudio, los cerdos recibieron una vacuna que tuvo las células T como su objetivo, o otra vacuna que tuvo las células B como el objetivo. Los resultados demostraron que se puede inducir un tipo diferente de respuesta inmunitaria al virus de la fiebre aftosa diseñando las vacunas para concentrarse en las células T.

Golde está colaborando con los investigadores de ILRI en aplicar estas herramientas a otras enfermedades que afectan al ganado bovino, tales como la fiebre de la costa oriental.

¡Haz clic aquí para suscribirse a nuestro boletín gratis!

Estudios de la fiebre del Valle del Rift, la fiebre de la costa oriental y la fiebre aftosa son entre las numerosas investigaciones en curso por los científicos del ARS y sus colegas internacionales. Tales investigaciones ayudan a los países a combatir las amenazas globales al ganado, y también promueven la seguridad alimentaria internacional.

Para obtener más información sobre las investigaciones del ARS sobre las enfermedades animales, póngase en contacto con Cyril Gay, y Eileen Thacker, líderes del Programa Nacional Número 103 del ARS, "Salud de Animales."

Sobre el boletín

Sobre las investigaciones en la salud de animales

Archivo de Animales sanos

Última Modificación: 1/30/2012