Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Animales sanos

Título: 'Animales sanos': Enlace a la portada

Un cerdo sano apoya su hocico en el lomo de otro cerdo.

Resúmenes de investigaciones

Cambios importantes. Parece que la bacteria Leptospira borgpetersenii serovar Hardjo está pasando por cambios que podrían limitar su capacidad de sobrevivir y medrar.

Sorgo superior. Nuevas líneas de sorgo con niveles bajos de lignina están disponibles para aumentar el valor de este cultivo como una fuente de pienso y biocombustible.

Vacas alegres. Plantas sirven como "biofábricas" para ayudar a reducir la inflamación relacionada con la mastitis en las vacas lecheras.

Perfiles de forraje. Un nuevo sistema para medir la calidad nutricional de forrajes podría ayudar a los rancheros a determinar la cantidad apropiada de ganado mantenido por acre.

Pienso estupendo. Subproductos de etanol pueden proveer la proteína en el pienso para peces.

Buenos genes. Algunos cerdos se recuperan más rápidamente de un virus porcino.

Una vaca sana.

Premios

Calvin L. Ferrell, líder de investigación en el Centro Estadounidense de Investigación de Animales para Carne recibió el título de "Fellow" por la Sociedad Americana de Ciencia Animal por su aportación al sector de ganado.

Número 31, octobre 2007
Sobre este boletín

Previniendo las enfermedades zoonóticas

El ántrax. La peste bubónica. La rabia. ¿Qué tienen en común estas enfermedades devastadoras? Todas son enfermedades zoonóticas—es decir, enfermedades que pueden ser transmitidas entre los humanos y los animales. Las enfermedades zoonóticas pueden causar problemas serias para la producción agrícola, no sólo perjudicando la salud de humanos y animales, sino también disminuyendo eficacia y afectando al comercio.

Para ayudar a control y erradicar las enfermedades zoonóticas más graves que afectan el ganado estadounidense, los investigadores del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) están analizando los genomas, mejorando las herramientas diagnósticas, estudiando los vectores, y investigando la reacción inmunológica de diversos animales. En este artículo hay cinco ejemplos de cómo los intentos del ARS han ayudado a reducir el impacto de estas enfermedades en el sector de agricultura de EE.UU.

La brucelosis

La brucelosis, causada por la bacteria Brucella, puede causar fiebre, debilitación, y abortos espontáneos en los humanos, el ganado y la fauna silvestre. La bacteria puede extenderse por el contacto físico o por el consumo de productos lecheros no pasteurizados.

Un elemento clave de proteger el ganado contra la brucelosis es eliminar infección en la fauna silvestre—tales como los bisontes, los alces, y los cerdos salvajes—que comparten los terrenos de pasto. Aunque los programas cooperativos federales y estatales casi han eliminado la brucelosis en el ganado estadounidense, brotes en los animales salvajes todavía representan una amenaza.

Un método de vacunación de la fauna silvestre involucra vacunas disparadas como proyectiles. Steven Olsen, quien es un médico veterinario oficial en el Centro Nacional de Enfermedades Animales (NADC por sus siglas en inglés) mantenido por ARS como parte de los Centros Nacionales de Salud Animal en Ames, Iowa, colaboró con científicos de la Universidad Estatal de Colorado en desarrollar una bolita mejorada de vacuna para los bisontes. Los investigadores descubrieron que poner la vacuna RB51 en un gel protegió las bacterias vivas en la vacuna y llevó a vacunaciones más exitosas.

Los investigadores del NADC también están evaluando algunas cepas novedosas de vacunas—una para bisontes y alces, otra para cerdos. Una vacuna desarrollada en la Universidad de Virginia Tech en Blacksburg, Virginia, funcionó bien en comparación con las vacunas comercialmente disponibles. Otra fue prometedora cuando administrada por inyección o por vía oral.

La leptospirosis

La leptospirosis, una enfermedad que afecta más de 500.000 personas en el mundo anualmente, tiene una amplia variedad de huéspedes y es una de las enfermedades zoonóticas más comunes mundialmente. Es transmitida por contacto con fluidos corporales contaminados que contienen las bacterias Leptospira. Los casos ligeros tienen síntomas semejantes a los de la gripe, pero infecciones graves pueden llevar a muerte.

El microbiólogo del ARS Richard Zuerner, quien trabaja en el NADC, y sus colegas del ARS han ayudado a secuenciar los genomas de diversas cepas de Leptospira. Algunos estudios genómicos realizados con colaboradores en la Universidad Monash y la Universidad de Queensland, ambas ubicadas en Australia, revelaron cambios en uno serovar de L. borgpetersenii que afecta el ganado vacuno. Tales cambios eventualmente podrían limitar la capacidad del patógeno de sobrevivir fuera de un huésped mamífero, y este defecto por su parte reducirá la eficacia del patógeno en extender la leptospirosis.

En un estudio relacionado, Zuerner y sus colegas inspeccionaron muestras de tejido de animales infectados para determinar si una proteína bacteriana específica se forma cuando los animales están infectados con Leptospira. Los científicos encontraron una proteína consistente con LipL46, la cual es una lipoproteína—una proteína de membrana relacionada con las moléculas de grasa—identificada por colaboradores en la Universidad de California en Los Angeles. Pruebas adicionales determinarán si la proteína se expresa durante infección o en otro tiempo.

La tuberculosis

Este bisonte es parte de un estudio en Ames, Iowa, sobre vacunas contra la brucelosis.
Este bisonte es parte de un estudio en Ames, Iowa, sobre vacunas contra la brucelosis.

La frecuencia de la tuberculosis bovina (TB) en EE.UU. se ha disminuido significativamente desde los primeros intentos de erradicación en el 1917. Desafortunadamente, la persistencia de la infección en grandes manadas de vacas lecheras, el ganado vacuno de otros países, y los animales salvajes ha impedido la eliminación completa de esta enfermedad.

En una instalación con nivel de bioseguridad 3 (BSL-3 por sus siglas en inglés) en el NADC, el inmunólogo veterinario Ray Waters, el patólogo veterinario Mitchell Palmer y el inmunólogo molecular Tyler Thacker han evaluado la eficacia de las vacunas actuales y han mejorada las pruebas diagnósticas, contribuyendo a una reducción significante en la frecuencia de TB en las últimas décadas.

Muchos de sus intentos se centran en los venados—salvajes y cautivos—que transmiten esta enfermedad al ganado lechero. El grupo colaboró con la empresa Chembio Diagnostic Systems, Inc., de Medford, Nueva York, para desarrollar una prueba rápida de diagnóstico para detectar la tuberculosis en los venados. La prueba utiliza una muestra de sangre entera y toma de 10 a 15 minutos para procesar. El grupo también colaboró con Prionics AG de Zurich, Suiza, para desarrollar algunos antígenos mejorados para utilización en pruebas de diagnóstico de TB. Por mejoramientos en las herramientas actuales y el desarrollo de nuevas medidas de control, los científicos del NADC han ayudado a reducir la extensión de la TB bovina por todas partes de EE.UU.

La fiebre del Valle del Rift

La fiebre del Valle del Rift (RVF por sus siglas en inglés) es una enfermedad potencialmente letal para los humanos así como los animales, tales como bovinos, carneros, camellos y cabras. Esta enfermedad es transmitida por los insectos. Problemas relacionados con los brotes de RVF incluyen los abortos espontáneos y la pérdida de animales jóvenes. El riesgo de enfermedad grave y la muerte es más alto para los animales, pero los síntomas—que incluyen la fiebre, dolor en los músculos, y vómitos—son desagradables para todas las víctimas.

Los científicos en el Laboratorio de Investigación de Enfermedades Animales Transmitidas por Artrópodos (ABADRL por sus siglas en inglés) en Laramie, Wyoming, están trabajando con colaboradores en EE.UU. y otros países para proteger los animales agrícolas estadounidenses contra esta enfermedad. Aunque no había brotes en EE.UU., todavía se considera RVF como una amenaza significante al ganado estadounidense. El grupo de ABADRL está colaborando con el Departamento de Seguridad Nacional en evaluar vacunas potenciales contra el virus RVF. Los científicos también están desarrollando y evaluando pruebas de diagnóstico para los antígenos del virus RVF.

El inmunólogo veterinario Ray Waters le da de comer a una pareja de venados cola blanca.
El inmunólogo veterinario Ray Waters le da de comer a una pareja de venados cola blanca.

En el 2006, un grupo establecido por el entomólogo Kenneth J. Linthicum, director del Centro de Entomología Médica, Agrícola y Veterinaria mantenido por el ARS en Gainesville, la Florida, desarrolló un modelo que predijo exitosamente un brote de RVF en África subsahariana varios meses por adelantado. Esta advertencia temprana permitió que las organizaciones podrían proveer avisos a los países que tienen el riesgo más alto sobre la importancia de aumentar su vigilancia y control de insectos.

La encefalopatía espongiforme bovina

La encefalopatía espongiforme bovina (EEB, también conocida como la enfermedad de las vacas locas) es un desorden neurológico letal caracterizado por proteínas anormalmente dobladas denominadas "priones". Estas proteínas ocurren naturalmente en los mamíferos. En los humanos, la encefalopatía relacionada—causada por el consumo de productos bovinos contaminados con EEB—es conocida como la nueva variante de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob. En el ganado vacuno así como en los humanos, la enfermedad causa la disfunción neurológica y, eventualmente, la muerte.

Había solamente tres casos confirmados de EEB en EE.UU. Los científicos del NADC confirmaron el primer caso en diciembre del 2003, y los científicos del ARS en el Centro Estadounidense de Investigación de Animales para Carne, ubicado en Clay Center, Nebraska, descubrieron que ese animal vino de Canada. Entre junio del 2004 y julio del 2006, más de 759.000 ganado vacuno fueron probados para EEB, y dos de estos animales tuvieron la enfermedad. Las pruebas de laboratorio mostraron que la manifestación de EEB en los otros dos casos, en vacas que vinieron de EE.UU., fue muy diferente del primer caso. El médico veterinario oficial Juergen Richt y sus colegas en el NADC ayudaron a identificar y describir los casos atípicos.

En otros estudios, Richt y sus colegas evaluaron ocho terneros Holstein que no tuvieron el gen que produce los priones. Estos terneros especiales fueron desarrollados en colaboración con Hematech, Inc., una empresa de investigación farmacéutica ubicada en Sioux Falls, Dakota del Sur. Los terneros fueron los primeros que carecen de la proteína de prion involucrada en la patogénesis de EEB. Materia cerebral derivada de estos animales no pudieron sostener la amplificación de EEB en una prueba in vitro. Los científicos descubrieron que la salud y la tasa de crecimiento de estos animales únicos, los cuales serán inestimables en otros estudios, fueron comparables con las de terneros normales Holstein.

¡Haz clic aquí para suscribirse a nuestro boletín gratis!

Las enfermedades zoonóticas están entre varios retos que el ganado estadounidense tienen que enfrentarse, pero gracias a estos y otros intentos de investigación del Programa Nacional de la Salud de Animales del ARS, nuestros animales de granja están entre los más saludables en todo el mundo.

Para obtener más información sobre las investigaciones del ARS en las enfermedades zoonóticas, póngase en contacto con Cyril Gay, el líder del Programa Nacional de la Salud de Animales para ARS.

Sobre el boletín

Sobre las investigaciones en la salud de animales

Archivo de Animales sanos

Última Modificación: 11/5/2007
Footer Content Back to Top of Page