Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Animales sanos

Título: 'Animales sanos': Enlace a la portada

Un cerdo sano apoya su hocico en el lomo de otro cerdo.

Resúmenes de investigaciones

Una historia larga. Celebrando 75 años de investigaciones sobre la genética del ganado vacuno.

El futuro de forrajes. Estudiando si el cambio climático podría disminuir la calidad de forrajes.

Una mejor vacuna. Una nueva vacuna protege contra la fiebre aftosa.

Noticias dulces. Los "prebióticos" a base de azúcares de cultivos pueden promover las bacterias probióticas beneficiosas.

Juntos por fin. Un nuevo centro para estudios de la salud animal juntan tres unidades del USDA en una instalación moderna.

Premios

Del Consorcio de Laboratorios Federales para la Transferencia de Tecnología:

Inmunóloga Hyun Lillehoj del Laboratorio de Enfermedades Parasitarias de Animales en Beltsville, Maryland, recibió el "Premio Embrex (ahora Pfizer) de Ciencia Fundamental".

Número 30, julio 2007
Sobre este boletín

Controlando y eliminando los parásitos

Es raro que una persona destruya su propio hogar. Después de todo, ¿por qué quiere hacerlo? Y con pocas excepciones, los parásitos tienen una comprensión similar del valor de mantener sus ambientes y, por consiguiente, las vidas de sus huéspedes—por lo menos, hasta que esas vidas no beneficien los parásitos.

Pero aun unas pocas excepciones pueden causar problemas.

Por ejemplo, los parásitos de animales agrícolas pueden afectar la capacidad de sus huéspedes de medrar y crecer—una situación que causa incomodidad para los animales y problemas económicos para los productores agrícolas. Los investigadores del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) han hecho algunas avances sustanciales para abordar estos problemas.

Investigando la resistencia

Los nematodos parásitos son gusanos abundantes y muy adaptables que se encuentran en el agua, el suelo y dentro de los cuerpos de sus muchas especies hospederas. La mayoría del ganado vacuno desarrollan resistencia a los nematodos gastrointestinales, pero algunos todavía están susceptibles.

"Estos animales son responsables de la mayoría de la excreción de parásitos dentro de una manada, y con el tiempo su susceptibilidad puede perjudicar su propia salud y la de la manada", dice el investigador del ARS Louis C. Gasbarre.

Vaca lechera

Gasbarre es líder de investigación del Laboratorio de la Genómica Funcional Bovina, parte del Centro Henry A. Wallace de Investigación Agrícola mantenido por el ARS en Beltsville, Maryland. Los investigadores allí han mostrado que la susceptibilidad del ganado vacuno a los nematodos gastrointestinales es influido principalmente por la herencia genética del animal. Gasbarre y sus colegas han identificado ocho sitios dentro del genoma bovino que están relacionados con resistencia. Ahora están tratando de identificar exactamente cómo las variaciones genéticas contribuyen a niveles altos o bajos de resistencia.

Su objetivo final es crear una prueba genética para identificar los animales que tienen más susceptibilidad a los nematodos, dice Gasbarre. Esta prueba podría ayudar a los productores a identificar los animales altamente susceptibles que necesitan tratamiento, y reducir los costos innecesarios. También podría reducir la probabilidad del desarrollo de resistencia por los nematodos—una situación que ha llegado a ser cada vez más frecuente y problemática en años recientes.

Los parásitos internos causaron problemas serios para los productores del ganado vacuno antes del desarrollo de tratamientos eficaces, dice Gasbarre. Hubo pocas drogas, y muchos de los tratamientos disponibles comercialmente fueron relativamente tóxicos. La invención de drogas más seguras y más eficaces permitieron a los productores a reducir o eliminar las prácticas difíciles de manejo que ellos utilizaron para controlar los parásitos del ganado vacuno en el pasado.

Los productores rápidamente se dieron cuenta de que aun un animal sano creció mejor después de tratamiento con las nuevas drogas, y esta comprensión llevó a una utilización más amplia. Desafortunadamente, el entusiasmo de los productores tuvo un efecto perjudicial: un aumento en resistencia en los parásitos. Las investigaciones genéticas podrían identificar cuáles del ganado vacuno requieren un tratamiento más intensivo, y esto conocimiento podría conducir a una utilización más controlada y una disminución en resistencia en los parásitos.

Protegiendo el embarazo contra los protozoos

Otro patógeno serio que afecta el ganado vacuno es el protozoo Neospora caninum, el cual afecta muchos animales agrícolas. N. caninum causa la enfermedad llamada neosporosis, la causa más común de aborto en el ganado lechero en EE.UU. El costo estimado de los abortos causados por la neosporisis en el estado de California es aproximadamente 35 millones de dólares anualmente.

Por muchos años, N. caninum se han confundido con Toxoplasma gondii, un parásito semejante que causa defectos de nacimiento y abortos en mamíferos. En 1988, el microbiólogo del ARS Jitender P. Dubey, en el Laboratorio de Enfermedades Parasitarias de Animales (APDL por sus siglas en inglés) mantenido por el ARS en Beltsville, reconoció que una enfermedad que causa parálisis en perros no fue causada por T. gondii como se sospechó, pero por el parásito no previamente identificado, N. caninum. Casi dos décadas de investigaciones han significativamente aumentada nuestros conocimientos sobre estos protozoos.

Dubey y sus colegas establecieron una conexión entre N. caninum y un brote de abortos bovinos en 1989, y descubrieron que el parásito es una causa importante de abortos bovinos en muchos países. Los animales infectados algunas veces no tienen síntomas, así que los científicos desarrollaron pruebas para diagnosticar la presencia del parásito.

Con un grupo de investigación dirigido por Milton M. McAllister, un profesor asociado en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, Dubey descubrió que los perros son un vector importante para la transmisión de N. caninum al ganado. La neosporosis también puede ser transmitida congénitamente, causando abortos, defectos de nacimiento, e infecciones. Aunque los terneros infectados algunas veces no muestran síntomas, ellos todavía pueden pasar los parásitos a sus propias crías, según el científico de animales Wenbin Tuo del APDL. Desafortunadamente, no hay métodos actualmente disponibles para prevenir la transmisión del parásito.

"El desarrollo de vacunas para todos los parásitos protozoarios es muy difícil", dice Tuo.

Él y sus colegas están tratando de desarrollar una vacuna contra la neosporosis bovina. Están usando tecnologías genéticas y inmunológicas para identificar y caracterizar las vacunas potenciales. Estudios recientes con ratones y ovejas han revelado que una vacuna basada en antígenos puede ofrecer protección previniendo la transmisión del parásito por la madre a través de la placenta. Esta investigación actual podría conducir al desarrollo de vacunas que ofrecen protección contra la neosporosis en el ganado vacuno.

Parásitos de aves

Investigaciones con aves son otro aspecto importante de las investigaciones de APDL.

"Estamos usando investigaciones fundamentales para resolver problemas prácticos con la coccidiosis y otras enfermedades económicamente importantes en aves", dice la inmunóloga Hyun S. Lillehoj. "Nuestro trabajo ha ayudado al sector de aves de corral no sólo proveyendo información fundamental sobre la interacción entre el patógeno y el huésped, sino también con el desarrollo de vacunas importantes y otras estrategias de control contra los parásitos".

Pollitos

Por más de dos décadas, Lillehoj y sus colegas han investigado la interacción entre los patógenos tales como Coccidia—los minúsculos parásitos protozoarios intestinales que causan la coccidiosis—y sus huéspedes. Este trabajo ha conducido a colaboraciones internacionales de investigación y desarrollo, nuevas vacunas, y varios patentes relacionados con el manejo de enfermedades sin la utilización de drogas.

Esto es especialmente importante porque algunos parásitos de aves, incluyendo especies de Eimeria tales como Coccidia, han desarrollado resistencia a las drogas usadas para combatirlos. Por consiguiente, algunas alternativas eficaces, tales como la utilización de vacunas recombinantes en embriones aviares, el aumento de inmunidad por suplementos dietéticos, y la utilización de anticuerpos para proveer inmunidad pasiva, pueden darles apoyo a los productores.

"Básicamente, están tratado de utilizar un enfoque integrado, con la inmunología, la genética y la genómica funcional, para desarrollar algunas estrategias alternativas", dice Lillehoj.

Sus investigaciones genéticas han identificado dos loci de rasgos cuantitativos en el genoma aviar que son relacionados con coccidiosis en aves. Ella y sus colegas actualmente están investigando polimorfismos de nucleótido único que podrían explicar por qué diferentes razas de aves tienen diferentes reacciones a infección y vacunación.

Las investigaciones por Lillehoj han llamado la atención de científicos, empresas y el sector de aves de corral de todas partes del mundo. Aunque los científicos se enfocan en la coccidiosis, la genómica y la tecnología inmunológica desarrollada en APDL están ayudando a resolver una variedad de problemas de la salud aviar, incluyendo la gripe aviar e infecciones con clostridium y salmonella.

¡Haz clic aquí para suscribirse a nuestro boletín gratis!

Estos programas ofrecen unos ejemplos de los numerosos programas de investigación de parásitos en curso como parte del Programa Nacional Número 103: Salud de Animales. Para obtener más información sobre estos programas, por favor póngase en contacto con Jitender P. Dubey, Louis C. Gasbarre, Hyun S. Lillehoj, Wenbin Tuo o Cyril Gay, líder del programa nacional.

Sobre el boletín

Sobre las investigaciones en la salud de animales

Archivo de Animales sanos

Última Modificación: 7/23/2007