Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Planta a Persona: "¡No Me Toques!"

Planta a Persona: “¡No Me Toques!”

Dibujo de impresión de las manos izquierda y derecha Si crees que las plantas no pueden adivinar que tu las estás tocando, vuelve a pensarlo. En realidad, un golpecito o un apretón suave puede disparar una llamada de emergencia a todas las células de la planta, poniendola en guardia.

“Ese apretón en las hojas le puede dar a la planta la sensación de que está en las mandíbulas de un insecto,” dice Frank J. Turano, un biólogo molecular.

Animación: Gráfica de datos con línea roja que se mueveUn grupo de estudiantes del Eleanor Roosevelt High School en Greenbelt, Maryland, ayudó a Turano a mostrar que hasta una palmadita suave puede mandar a subir los niveles de tensiones en la planta como un cohete.

A una planta, esos golpecitos pueden parecer como los pasos ligeros de un insecto buscando su almuerzo. Turano da crédito a los estudiantes por su ayuda en aprender como las plantas hacen sus llamadas de emergencia.

La comunicación -- y hasta el canto -- a las plantas para ver como responden es un proyecto típico en ferias de ciencia, según Turano. Pero los resultados no han sido siempre lo mismo.

Los estudios de Turano sugieren que hay razón para esos resultados diferentes: quizás los estudiantes simplemente no usan la forma correcta de comunicación. Quizás el truco es cesar de hablar y simplemente tocar la planta. Animación: Puño hace un hueco en la pantalla y una mano trata de agarrar

Entonces, permite que la planta responda.

Foto: Planta de mostaza salvaje creciendo en un tubo de ensayoEso es lo que pasó cuando Turano invitó a los estudiantes de Greenbelt a tocar las plantas en intervalos de 1, 2, 5 y 15 minutos. El sujeto de este experimento fue un tipo de planta de mostaza salvaje llamada Arabidopsis thaliana (Uh-rab-ih-DOP-sis thal-ee-ANN-uh). A propósito, la foto a la izquierda es de una planta criada en un tubo de ensayo, no de la planta usada en los experimentos de Turano.

Animación: Planta enferma estornudandoTurano encontró que el contacto hecho por los estudiantes resultó en niveles altos de dos sustancias llamadas aminoácidos. Su presencia indica que la planta tiene demasiada tensión.

Lo que ocurre puede ser algo como esto: El toque suelta los aminoácidos. A su vez, los aminoácidos causan una reacción de cadena que abre un área, como una puerta, en las paredes de las células. Estas áreas se llaman receptores.

Animación: Corriente de moléculas llamadas 'ions,' cargadas con electricidadPor la apertura de un receptor pasa una corriente de ‘ions,’ moléculas cargadas con electricidad. Ellos se hacen parte de la llamada de emergencia que alerta otras células, desde el pico de la planta a sus raíces. Probablemente es una llamada de larga distancia, pero una que la Madre Naturaleza hace gratis (después de todo, ¡la planta ya tiene demasiada tensión!).

Turano dice que es posible que la llamada de larga distancia de la planta puede enviar mensajes similares a los de nuestro sistema nervioso.

Dibujo cómico: Científico agarra un frasco de un líquido químicoSe necesita más investigaciones para probar que esto es, en realidad, lo que pasa a las plantas. Por ahora, es solamente una hipótesis, según Turano. En vez de ser eléctrico, los señales de la planta podrían ser químico.



¿Pues, por qué preocuparse sobre señales de emergencia mandadas por las plantas?


Foto: Escarabajo de patata de ColoradoEn el Laboratorio de Tensión de Clima en Beltsville, el trabajo de Turano fue de aprender como las plantas manejan—o no manejan—la tensión. Esto puede ser el resultado de demasiado calor o frío, de condiciones seca o de inundación, o de insectos que mastican, dice Turano. (Él ahora es un profesor en la Universidad George Washington en Washington, D.C.) .

Eventualmente, los resultados podrían ayudar a criadores de plantas a encontrar maneras de cultivar plantas de cosecha que no se fatigan tanto.

Foto: Una mano agarrando una planta pequeña de patataPara el granjero, eso podría resultar en más cosechas para vender en forma de comida, fibra, o alimento del ganado–y menos pérdidas.

La investigación sobre la tensión también podría resultar en árboles que se adaptan mejor a su ambiente, y flores, plantas ornamentales y arbustos más bellos.

Se espera que, los golpecitos no las molestarán tanto–o quizás son las canciones que las vuelven locas.

—Por Don Comis, Oficina de Información, el Servicio de Investigación Agrícola

Tope

Portada de Ciencia Para Niños

Última Modificación: 6/6/2002
Footer Content Back to Top of Page