Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Leyendo las hojas del té herbal: Los beneficios y el saber popular / marzo de 2011 / La revista de Investigación Agrícola

Archivo   |   English    

Los científicos examinan los resultados de un estudio del té de hibisco. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Los científicos Diane McKay y Oliver Chen del Laboratorio de Investigación de Antioxidantes examinan los resultados de un estudio del té de hibisco, los cuales demuestran la capacidad de esta bebida de reducir la presión arterial.

Leyendo las hojas del té herbal: Los beneficios y el saber popular

Hoy en día, hay mucha discusión sobre los beneficios de beber el té.

Se considera el té verde, el té negro y el té "oolong" como los tipos principales de té, y cada uno se deriva del arbusto de té llamado Camellia sinensis. Pero hay una variedad aun más amplia de tés herbales, los cuales son infusiones derivadas de fuentes aparte de C. sinensis.

Según al saber popular, algunos tés herbales también proveen beneficios para la salud. Pero no hay muchas pruebas clínicas sobre los efectos de beber estos tés. Por consiguiente, científicos Diane McKay y Jeffrey Blumberg han investigado las pruebas basadas en ciencia sobre los beneficios para la salud de beber tres de los tés herbales más populares en EE.UU.

McKay y Blumberg trabajan en el Centro Jean Mayer de Investigación de Nutrición Humana del Envejecimiento mantenido por el Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA por sus siglas en inglés) en la Universidad de Tufts en Boston, Massachusetts. Ellos trabajan en el Laboratorio de Investigación de Antioxidantes, el cual es dirigido por Blumberg en el centro.

Desde hace muchos años se considera el te de manzanilla como una bebida que calma. Temprano en el siglo XX, hubo un libro clásico para los niños sobre un conejo pequeño llamado Peter. Al fin de un día difícil, la madre de Peter le sirvió el té de manzanilla. Pero cuando Blumberg y McKay examinaron la literatura científica sobre la bioactividad de la manzanilla, ellos no encontraron ningunos estudios clínicos con humanos sobre este efecto calmante.

Sin embargo, ellos publicaron un artículo que describrió otros efectos beneficiosos del té de manzanilla. Los hallazgos sugieren que, en probetas de laboratorio, el té de la manzanilla tiene una cantidad moderada de actividad antimicrobiana y antioxidante, y actividad significativa en prevenir la agregación plaquetaria. Estudios en los cuales los animales se alimentaron en el té han mostrado que el té de manzanilla tuvo una acción antiinflamatoria muy potente y alguna capacidad de bajar el colesterol.

Los investigadores también publicaron un artículo que describió pruebas de la bioactividad del té de menta. En pruebas con probetas, la menta han demostrado una cantidad significativa de actividad antimicrobiana y antivírica, una actividad fuerte contra los tumores, actividad antioxidante, y el potencial para combatir las alergias. Cuando los animales se alimentaron cantidades moderadas de las hojas molidas del té o extractos de las hojas, los investigadores observaron un efecto de relajación del tejido gastrointestinal y un efecto analgésico y anestésico en el sistema nervioso.

Los investigadores encontraron varios estudios con voluntarios humanos relacionados con el aceite de menta, pero no encontraron ningunos datos de estudios clínicos con voluntarios humanos sobre el té de menta. McKay y Blumberg concluyeron que la información ahora disponible sobre los tés herbales es suficientemente convincente para indicar el valor de estudios adicionales.

McKay ha dirigido una prueba clínica con voluntarios humanos para probar si beber el té de hibisco afecta la presión arterial. Ella probó 65 voluntarios, de 30 a 70 años de edad, que tenían la pre-hipertensión o le hipertensión ligera. Los niveles de presión arterial de 120/80 o más se consideran un factor de riesgo para la enfermedad cardíaca, la apoplejía, y la enfermedad renal.

Por seis semanas, casi la mitad del grupo de voluntarios fue seleccionada al azar para beber tres tazas del té de hibisco cada día. Los otros voluntarios bebieron una bebida placebo que contuvieron un sabor artificial de hibisco y un colorante artificial. Los participantes continuaron su dieta normal y su nivel normal de actividad física. Antes de comenzar el estudio, los investigadores midieron la presión sanguínea de los voluntarios dos veces—antes y después un intervalo de una semana—and cada semana para la duración del estudio.

Estos hallazgos muestran que los voluntarios que bebieron el té de hibisco tuvieron una reducción de 7,2 puntos en su presión arterial sistólica, y los voluntarios que consumieron la bebida placebo tuvieron una reducción de 1,3 puntos.

En otro análisis del subgrupo de los 30 voluntarios que tuvieron la presión arterial sistólica más alta (129 o más) al comienzo del estudio, los que bebieron el té de hibisco tuvieron la reducción más grande en su presión arterial sistólica. Su presión arterial sistólica se redujo por 13,2 puntos, su presión arterial diastólica se redujo por 6,4 puntos, y la presión arterial mediana fue reducida por 8,7 puntos.

Los resultados del estudio fueron publicados en 'Journal of Nutrition' (Revista de Nutrición) en el 2010.

"Estos datos confirman la idea que beber el té de hibisco en una cantidad fácilmente incorporada en la dieta podría tener un papel en controlar la presión arterial, aunque se necesitan estudios adicionales", dice McKay. — Por Rosalie Marion Bliss, ARS.

La versión en inglés de "Leyendo las hojas del té herbal: Los beneficios y el saber popular" ("Reading Herbal Tea Leaves: Benefits and Lore") fue publicada en la revista 'Agricultural Research' de marzo 2011.

Última Modificación: 2/28/2011
Footer Content Back to Top of Page