Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

El papel de nutrición en conservar la vista / julio de 2010 / La revista de Investigación Agrícola

Archivo   |   English    

Epidemiólogo Chung-Jung Chiu (izquierda) y bioquímico Allen Taylor examinan una imagen de la retina de un paciente que tiene la degeneración macular. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Epidemiólogo Chung-Jung Chiu (izquierda) y bioquímico Allen Taylor examinan un imagen de la retina de un paciente que tiene la degeneración macular relacionada con la edad, la cual causa las manchas de color amarillo mostradas en el monitor.

El papel de nutrición en conservar la vista

A causa del envejecimiento de la población estadounidense y otros factores, un número creciente de personas perderán la vista entre la actualidad y el año 2020, según el Instituto Nacional del Ojo (NEI por sus siglas en inglés), ubicado en Bethesda, Maryland.

Durante los próximos 10 años, se espera que millones de estadounidenses de 40 años de edad o más tendrán alguna pérdida de vista a causa de la degeneración macular relacionada con la edad (AMD por sus siglas en inglés), el glaucoma, y daños a la vista relacionados con las cataratas y la diabetes. La mácula, la cual es una mancha de color amarillo de tres milímetros de ancho cerca del centro de la retina, es responsable del campo central de vista.

Significativamente, algunos investigadores patrocinados por el Servicio de Investigación Agrícola (ARS) en el Laboratorio de Investigación de Nutrición y Vista han descubierto que una dieta sana pueden reducir los costos del cuidado de salud y la frecuencia de la disminución en la calidad de vida relacionada con estas enfermedades. El laboratorio, dirigido por Allen Taylor, es parte del Centro Jean Mayer de Investigación de Nutrición Humana del Envejecimiento mantenido por el Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA por sus siglas en inglés) en la Universidad de Tufts en Boston, Massachusetts.

En un estudio, los investigadores analizaron el consumo dietético y otros datos de 4.000 hombres y mujeres, de edades de 55 a 80 años, que participaron en el estudio a largo plaza llamado el Estudio de Enfermedades de Vista Relacionadas con la Edad (AREDS por sus siglas en inglés). Este estudio fue patrocinado por NEI.

En el estudio, el cual fue dirigido por Chung-Jung Chiu, los investigadores evaluaron el consumo de varios nutrientes consumidos durante el estudio AREDS, y luego calcularon una calificación compuesta para determinar el efecto de los nutrientes en conexión con el riesgo de AMD. El sistema de calificación les permitió a los investigadores a evaluar las conexiones entre nutrientes por separado y en combinaciones. Ellos también estudiaron los patrones del consumo de alimentos específicos y el riesgo de AMD.

El estudio indicó que un consumo regular de una combinación de los nutrientes protectores y una dieta de bajo índice glucémico proveyó un efecto protector contra AMD.

El índice glucémico de un alimento es un indicador de cómo rápidamente los carbohidratos en el alimento aumentan los niveles de azúcar en el sangre. Los nutrientes más protectores en combinación fueron las vitaminas C y E, zinc, luteína, zeaxantina, y los ácidos grasos omega-3 conocidos como DHA y EPA.

Durante el envejecimiento del ojo, proteínas oxidadas llamadas las drusas comienzan a acumular en la mácula. Un indicador clave del riesgo de AMD fue el descubrimiento de depósitos mensurables de las drusas durante un reconocimiento rutinario de la mácula por un oculista. "Las drusas normalmente aumentan en número y tamaño con el tiempo, así que encontrar las drusas a edad temprana es significativo", dice Chiu.

Los resultados del estudio fueron publicados en la revista 'Ophthalmology' (Oftalmología) en mayo del 2009.

Los investigadores de HNRCA también están realizando estudios con cultivos de células humanas para entender más sobre los mecanismos relacionados con la conexión entre nutrición y la vista. En un estudio dirigido por Elizabeth Whitcomb, los investigadores descubrieron una nueva manera de control de la división y proliferación de las células del ojo.

Cuando las proteínas dañadas acumulan dentro de la cristalina del ojo, la vista llega a ser borrosa. Esa acumulación de proteínas puede causar las cataratas. Enzimas llamadas ubiquitinas tienen un papel en quitar estas proteínas degradadas.

Los investigadores descubrieron que cuando el nivel de la enzima 'ubiquitin-conjugating enzyme H7' (enzima de conjugación de ubiquitina UbcH7) fue reducido de modo artificial en las células, la fase celular de la síntesis de ADN antes de la división celular—llamada la fase "S"–tomó más tiempo, el cual llevó a menos proliferación de las células.

Los resultados de este estudio fueron publicados en 'Molecular Biology of the Cell' (Biología Molecular de la Célula en el 2009. — Por Rosalie Marion Bliss, ARS.

La versión en inglés de "El papel de nutrición en conservar la vista" ("Seeing is Believing—When Nutrition Saves Sight") fue publicada en la revista 'Agricultural Research' de julio 2010.

Última Modificación: 11/2/2010
Footer Content Back to Top of Page