Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Mejorando la salud de las abejas / febrero de 2008 / La revista de Investigación Agrícola

Archivo   |   English    

Jeffrey Pettis mide una población de abejas adultas. Enlace a la información en inglés sobre la foto
En el Laboratorio de Investigaciones de Abejas en Beltsville, Maryland, líder de investigación y entomólogo Jeffery Pettis mide la población adulta de abejas de miel para determinar la salud general de las colmenas.

Mejorando la salud de las abejas
Un programa coordinado de área amplia está en curso

El suministro alimentario mundial depende de la polinización por las abejas. Por consiguiente, cualquier cosa que causa una pérdida significativa de las abejas de miel limitará severamente la cantidad de alimentos disponibles para la gente.

Por ejemplo, en el estado de California sólo, la polinización de las almendras requiere el servicio de 1,2 millones de colmenas de abejas—sobre la mitad de todas las colmenas estadounidenses de abejas de miel. En total, la polinización es responsable de aproximadamente 15 mil millones de dólares en valor aumentado de cosechas—particularmente para los frutos secos, las bayas, las frutas y las verduras.

Ahora parece que las abejas en todas partes de EE.UU. han sido afectadas por un síndrome letal—uno que se extiende rápidamente—llamado el desorden del colapso de colonias (CCD por sus siglas en inglés). Algunos apicultores han perdido de la mitad a dos terceros de sus colmenas. A causa de estas pérdidas, algunos científicos en los laboratorios del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) en varias partes de EE.UU. están trabajando juntos para descubrir respuestas a la pregunta, "¿Qué causa la desaparición de las abejas de miel?"

"Este problema obviamente nos preocupa", dice Jeffery S. Pettis, líder de investigación del Laboratorio de Investigaciones de Abejas mantenido por el ARS en Beltsville, Maryland. Pettis es un coordinador de un programa nuevamente establecido que continuará por cinco años. Este intento se llama el Programa de Área Amplia para Mejorar la Salud y Supervivencia de las Abejas de Miel y la Disponibilidad de la Polinización.

"Al fin del ciclo de cinco años, tendremos recomendaciones específicas que los apicultores podrían usar para manejar las abejas más eficazmente durante el transporte de largas distancias para la polinización. Queremos poder transferir esa tecnología así que sea útil para los usuarios finales", dice John Adamczyk. Él es el líder interino de investigación de la Unidad de Investigación de las Abejas de Miel mantenida por el ARS en Weslaco, Texas, y es líder de investigación de la Unidad de Investigación de Insectos Beneficiosos, también en Weslaco.

Adamczyk y los líderes de investigación que representan los cuatro laboratorios del ARS que estudian las abejas de miel son los co-coordinadores del nuevo programa de área amplia. Es el primer programa que involucra los cuatro componentes diferentes de todos los laboratorios federales que estudian los problemas que afectan el manejo de abejas.

Para hacer posible que los apicultores puedan continuar satisfaciendo las demandas de los cultivadores sobre la polinización, las investigaciones tienen que resolver los problemas causados por los ácaros parasíticos y otras plagas, enfermedades y el CCD. Esta estrategia de área amplia reunirá mejoramientos recientes en líneas genéticas de abejas que tienen resistencia a los ácaros, así como mejoramientos en las dietas de las abejas y el manejo de plagas y enfermedades, en una estrategia completa de manejo.

El programa aumenta un proyecto piloto en California, financiado por el ARS en el 2006, que probó en el campo varias dietas artificiales y dos líneas genéticas de abejas para aumentar el tamaño de las colmenas disponibles para la polinización de almendras. Ese estudio fue una colaboración exitosa entre los cuatro laboratorios apícolas del ARS y el sector apícola—una colaboración ahora siendo aumentada.

En la Unidad de Investigación de la Crianza, Genética y Fisiología de Abejas de Miel, mantenida por el ARS en Baton Rouge, Luisiana, líder de investigación Thomas Rinderer y sus colegas estudiarán el mejoramiento y evaluación de las líneas genéticas de abejas de miel, con la meta de acelerar el comienzo de la polinización en la primavera. Los investigadores en Beltsville tratarán de prolongar la longevidad de las abejas reinas, mejorar controles para el protozoo nosema y los ácaros varroa, y reducir el nivel de estrés relacionado con el transporte de las colmenas.

En el Centro Carl Hayden de Investigación de Abejas mantenido por el ARS en Tucson, Arizona, científicos dirigidos por líder de investigación Gloria DeGrandi-Hoffman estudiarán los suplementos de carbohidratos y proteínas para las abejas, mejoramientos en las líneas genéticas de las abejas de miel africanizadas, y controles para los ácaros varroa. En Weslaco, otros científicos trabajarán en los controles para nosema y los ácaros varroa, la reducción de estrés relacionado con el transporte de las abejas, y medidas para controlar las enfermedades.

Estos laboratorios del ARS forman la base del nuevo programa de área amplia que también incluye socios universitarios, apicultores y otros.—Por Alfredo Flores, ARS.

La versión en inglés de "Mejorando la salud de las abejas" ("Improving Honey Bee Health") fue publicada en la revista 'Agricultural Research' de febrero 2008.

Última Modificación: 1/30/2008
Footer Content Back to Top of Page