Page Banner

United States Department of Agriculture

Agricultural Research Service

Niveles bajos de zinc podrían impedir su respiración / abril 2006 / La revista de Investigación Agrícola

Archivo   |   English    

Muestra de alimentos incluyendo pollo, huevos, queso, ostras, carne de res, frijoles y cacahuetes. Enlace a la información en inglés sobre la foto
Alimentos ricos en zinc incluyen pollo, huevos, queso, ostras, carne, frijoles y cacahuetes.

Niveles bajos de zinc podrían impedir su respiración

Hay personas que pueden hacer ejercicio habitualmente con mucha energía, pero hay otras que tienen que sentarse pronto después de llegar al gimnasio. ¿Cuál es la razón por la diferencia?

Una respuesta podría ser encontrada en la relación entre una enzima común y cantidades minúsculas de zinc en esta enzima. Se piensa que cientos de enzimas dependientes de zinc son involucrados en respuestas metabólicas claves que regulan el gasto de energía. Consumir niveles de zinc más bajos que la Ingesta Dietética Recomendada (RDA por sus siglas en inglés) podrían afectar negativamente el cuerpo, particularmente durante ejercicio.

Una enzima dependiente de zinc es anhidrasa carbónica, la cual ayuda al cuerpo a remover subproductos de actividad celular diaria. La enzima transfiere dióxido carbono de los tejidos del cuerpo a la sangre, y entonces de la sangre a los sacos aéreos en los pulmones así que el dióxido carbono puede ser soltado.

Un estudio publicado en 2005 por el fisiólogo Henry C. Lukaski del Servicio de Investigación Agrícola (ARS por sus siglas en inglés) muestra que niveles bajos de zinc en la dieta impide la actividad de anhidrasa carbónica en los glóbulos rojos de la sangre. Esto pone a prueba la respuesta metabólica durante ejercicio. Lukaski es el director asistente del Centro Grand Forks de Investigación de Nutrición Humana (GFHNRC por sus siglas en inglés) en Grand Forks, Dakota del Norte.

"El corazón y el cerebro tienen sensores químicos que pueden determinar cuando dióxido carbono se está acumulando en el cuerpo", dice Lukaski. "Esos sensores estimulan el cuerpo a tratar de trabajar más arduamente. El resultado es que la persona podría comenzar sofocarse mientras el corazón lucha por bombear sangre a los pulmones para expulsar subproductos".

Voluntarios en el estudio—hombres jóvenes activos entre las edades de 20 a 40 años—tenían una reducción significativa en su eficiencia fisiológica mientras haciendo ejercicio después de una reducción en su consumo de zinc por nueve semanas. Ingirieron 3,5 miligramos (mg) diaria, una cantidad que es como un tercero de la Ingesta Diaria Recomendada de 11 mg diaria.

Por contraste, después de una pausa de seis semanas, el mismo grupo hizo ejercicio en la misma manera por nueve semanas más mientras recibiendo suplementos de 15 mg de zinc diaria. Durante ese tiempo, su respuesta psicológica fue normal mientras haciendo ejercicio.

El estudio muestra cómo el consumo bajo de zinc afecta la actividad de anhidrasa carbónica en los glóbulos rojos de la sangre, y en la función del corazón durante ejercicio.

"Durante los períodos de consumo bajo de zinc, el dióxido carbono no puede escapar y de este modo se acumula hasta la célula de músculo", dice Lukaski. "El resultado es células llenas de ácido, las cuales requieren más oxigeno para remover subproductos tóxicos".

Una evaluación personal de su consumo de nutrientes, incluyendo el zinc, está disponible gratis de USDA por Internet en www.mypyramidtracker.gov/. El usuario ingresa todos los alimentos que ha comido por lo menos dos días o más. El programa calculará la cantidad de zinc consumido de alimentos y comparará eso con la ingesta recomendada de zinc basada en su edad y género. Buenas fuentes de zinc incluyen ostras, cereales fortificados, carne magra, y frijoles. —Por Rosalie Marion Bliss, ARS.

La versión en inglés de "Niveles bajos de zinc podrían impedir su respiración" ("Low Zinc Levels Could Take Your Breath Away") fue publicada en la revista 'Agricultural Research' de abril 2006.

Última Modificación: 4/3/2006